Portada » Patatas fritas: ¡no les quites la piel!

Patatas fritas: ¡no les quites la piel!

En España, tenemos la costumbre de pelar las patatas antes de freírlas. Sin embargo, cada vez está más extendida la receta de las patatas con piel. Como las de la abuelita Maria Antonia de Timesburg. Y es que la cáscara de la patata contiene vitaminas, mineras y nutrientes muy saludables que no merece la pena tirar a la basura.

Redacción

En la cadena de hamburgueserías gourmet Timesburg explican la razón, más allá de la moda, por la que en sus restaurantes han apostado por las patatas con piel: «Prepararlas con toda su piel hace que conserven la fibra, y eso las hace más digestivas y también más saciantes, lo que hace que comamos menos».

Patatas con piel: una bomba nutritiva

El único inconveniente que podemos hallar en la cáscara de la patata es que haya unas marcas verdes o brotes que resultan tóxicos para el consumo humano. Por eso, debemos lavarlas muy bien y retirar todo lo que no sirva, dejando la piel con todos sus nutrientes.

Potasio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, vitaminas del grupo B y vitamina C integran la piel de la patata. Una combinación perfecta para prevenir las enfermedades cardiovasculares y combatir el estrés.

Como último consejo, nos dicen que la sal se echa después de haber frito las patatas, y no antes. También señalan que el aceite de oliva virgen extra que usemos no debe ser muy fuerte, pues ocultaría el sabor auténtico de la patata.

InMagazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: