Matadero: un lugar donde ‘Leemos en chanclas’