Portada » Olas de calor: cómo combatir las temperaturas extremas

Olas de calor: cómo combatir las temperaturas extremas

Este verano ha comenzado con temperaturas por encima de lo normal, a pesar de que los últimos años ya han dejado entrever que el cambio climático está aquí. Una situación difícilmente reversible que irá sumergiéndonos en olas de calor cada vez más frecuentes.

Sara Niño

Este verano ya llevamos dos olas de calor, esperemos que esta segunda sea la última. Por el momento, podemos hacer algunas cosas para mejorar nuestro estado físico y anímico.

  • Beber mucha agua. Este líquido es el más aconsejable para combatir el calor. En el lado contrario, está el alcohol y las bebidas estimulantes como el café o los tés, que debemos evitar en la medida de lo posible. También podemos añadir a la dieta zumos naturales, ya que son ricos en vitaminas y minerales, justo lo que necesitamos para batallar contra las altas temperaturas.
  • Ducharse con agua fría. Incluso si somos de los que no soportamos el agua fría, seguro que en esta ola de calor nos hemos dado una ducha fría para resurgir. Y es que, además de mejorar la circulación sanguínea y refrescarnos, también contribuye a un menor gasto energético.
  • Evitar la luz solar. Es una buena época para madrugar y trabajar durante las primeras horas del día, cuando el calor aún no aprieta. Lo mejor es salir lo estrictamente necesario a la calle y, si no queda otro remedio, huir de los rayos solares y buscar las sombras. En casa, es recomendable bajar las persianas para que el sol no incida sobre el cristal y refugiarnos en las habitaciones más frescas.
  • Vestir ropa clara y ligera. Los colores oscuros atraen el sol y, por tanto, dan más calor. Debemos usar prendas claras y ligeras. Los complementos, como las gafas de sol y los sombreros, nos ayudan a proteger la cara y los ojos.
  • Limitar el uso de electrodomésticos. La lavadora, el lavavajillas y el frigorífico son los que más calor dan. La nevera no se puede desconectar por razones obvias, pero la lavadora o el lavavajillas sí pueden usarse con menor frecuencia o por la noche, cuando no se esté cocinando y la temperatura exterior sea algo más suave.
  • Usar el aire acondicionado con precaución. No bajarlo de los 26 o 27 ºC, puesto que, si no, haremos trabajar más a la máquina; aumentará el gasto energético y la diferencia térmica con el exterior será muy grande y esto no es bueno para el cuerpo.

Sara Niño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: