Portada » Little Fires Everywhere: los pequeños fuegos que crecen hasta el infierno perfecto

Little Fires Everywhere: los pequeños fuegos que crecen hasta el infierno perfecto

Me pasa a menudo que, detrás de las series que más me gustan, de las que tienen una trama bien montada, de las que manejan la intriga de manera inteligente y de las que al final no sacan conejos de chisteras, hay una novela que las inspira o que les sirve de base.

@dbora_castillo

@deboracastillobook

Little Fires Everywhere es una de ellas; está basada en la novela homónima de Celeste Ng y cuenta cómo la llegada de Mia Warren, negra, artista, bohemia y madre soltera de una hija adolescente, resquebraja la aparente tranquilidad de un suburbio de Ohio en el que residen familias pudientes y conservadoras. Entre esas familias se encuentran los Richardson, un matrimonio con cuatro hijos, adolescentes también, capitaneados por Elena, que lo mantiene todo bajo control con su apariencia de madre perfecta y profesional competente.

En un primer momento, Mia y Elena parecen llegar a un entendimiento que resulta ser totalmente falso, y poco a poco van haciéndose evidentes las diferencias de status, de color, culturales… Ambas compiten entre ellas, a su manera disfuncional, por ser mejor: mejor madre con los hijos e hijas de la otra, mejor persona, más eficiente, más querida, mejor amiga…

Además, Mia y Elena esconden secretos que su relación saca a la luz muy a su pesar, dinamitando la vida de las dos familias y de las otras personas implicadas y provocando esos pequeños incendios por todas partes que crecen hasta juntarse en uno solo: el infierno perfecto que lo arrasa todo.

Little Fires Everywhere tiene la capacidad, a mi juicio positiva, de hacer que quien la ve se cuestione sus opiniones sobre los temas que aborda –la maternidad, el racismo, el clasismo, la mentira– y se descubra, en ocasiones, posicionándose a favor de argumentos y comportamientos acerca de los cuales siempre había creído estar en contra, y viceversa.

Las actuaciones de Reese Whiterspoon y Kerry Washington son excelentes, brillan entre los demás personajes que las acompañan a la perfección.

Lo tiene todo: buenos personajes, es entretenida, interesante e intrigante. Para quien no la haya visto aún, vale la pena reservarle algunas tardes o noches de verano.

InMagazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba