Portada » ‘Euphoria’: la inquietante adolescencia

‘Euphoria’: la inquietante adolescencia

Una historia de ficción tiene siempre asociado un público objetivo y que corresponde a un sector demográfico, socioeconómico y comportamental determinado. El aspecto demográfico va siempre ligado a la edad de los protagonistas de la novela, serie o película. En el caso de Euphoria, serie de HBO basada en una serie israelí del mismo nombre, las protagonistas son un grupo de adolescentes que pertenecen a la «gen Z» o «iGen», que es como se denomina a los nacidos del año 2000 en adelante; la generación que no concibe la existencia de un mundo sin teléfonos móviles o redes sociales.

@dbora_castillo

@deboracastillobook

Sin embargo, el interés que ha despertado esta serie trasciende al público adolescente que retrata en ella. ¿Por qué? En mi opinión, el éxito de Euphoria entre un target tan amplio se debe a que es capaz de arrinconar el attrezzo propio de esta generación y centrarse en lo perturbador del nihilismo y del marcado egocentrismo que exhiben sus protagonistas, que es reflejo de la manera de sentir de los jóvenes actuales, pero también lo es de todos los jóvenes de todos los tiempos modernos en general. Hay adicción a las drogas, promiscuidad, falta de autoestima, egoísmo, alienación, conflictos familiares… ¿Le suena a alguien? Que levante la mano.

Los efectos visuales son un acompañamiento perfecto del estado emocional y de la percepción del mundo que tienen las protagonistas; la puesta en escena perfecta. Y, entre todas las actrices –Sydney Sweeney, Hunter Schafer, Alexa Dennie, Maud Apatow, Barbie Ferreira–, una destaca con luz propia, brillante, cegadora y magnífica: Zendaya.

Zendaya interpreta a Rue Bennett, una adicta a las drogas de 17 años que encuentra muy difícil, por no decir imposible, enfrentar su existencia con mirada sobria. Aunque puede parecer una serie coral, Rue es la protagonista, el hilo conductor y también la narradora. Es Rue quien les cuenta su historia y la de las demás. Son sus ojos los que ven, sus oídos los que oyen y su boca la que habla.

Zendaya recibió el Premio Ema a la mejor actriz en 2020, la ganadora más joven de la historia. El trabajo de la actriz es hipnótico, sus gestos, sus miradas, su voz… Por ella vale la pena verla pero, en realidad, no solo por ella.

InMagazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba