Portada » Emilio Ortiz y las «mil gracias» a su perro Spock

Emilio Ortiz y las «mil gracias» a su perro Spock

El escritor nacido en Barakaldo acaba de publicar Mil maneras de darte las gracias (Duomo Ediciones). Una novela con sentido autobiográfico en la que Emilio Ortiz recorre desde los primeros pasos de su perro guía Spock hasta su triste muerte.

Sara Niño

Emilio comenzó a perder la vista en la adolescencia. Hoy es ciego total pero ha llegado muy lejos. No solo en su profesión sino en su vida personal y, cómo no, en la escritura. Esta última, en realidad, es su verdadera profesión. Tal y como reseña en distintas partes de Mil maneras de darte las gracias, es a esa gente que se lo puso difícil en el pasado a quienes les está eternamente agradecido porque le han impulsado a ser quien es.

Un viaje a EEUU y los primeros pasos junto a Spock

Volví a tener aquella sensación que me recordaba a estar viendo de nuevo, como la primera vez que me guio en la escuela, solo que ahora recorríamos las calles de mi barrio.

Mil maneras de darte las gracias, página 142

Emilio fue a buscar a Spock a EEUU. Un viaje al que dedica sendas líneas en esta novela ya que, como él mismo señala, fue como volver a ver de nuevo.

Spock ha acompañado al escritor durante once años. De esos años, aún recuerda esas primeras veces que durmió junto a él o que se hizo sus necesidades en casa por no ladrar durante la noche. También rememora el paso del perro a la edad madura, una etapa en la que se convirtió en un ser de cuatro patas sereno y protector. En definitiva, un gran compañero de vida.

Cross vs. Spock
Emilio Ortiz publica Mil maneras de darte las gracias. Foto: Facebook autor

Emilio Ortiz es el autor de A través de mis pequeños ojos, también publicado por Duomo Ediciones y traducido a varios idiomas. Un éxito internacional con más de diez ediciones y 85.000 ejemplares vendidos en España al que siguió Todo saldrá bien. Ambas novelas están protagonizadas por Cross, el perro guía de Mario, que, en la primera entrega, narra en primera persona cómo es su vida junto al ser «de dos patas». En el segundo volumen, por su parte, Mario ha fundado una agencia de detectives junto a sus amigos Nicolás, Milagros y Juanma y cuenta con Cross y otro perro guía, Jazz, para llevar a cabo la investigación de la desaparición de una joven.

Guiar es divertido, demostrar que soy capaz de ir hacia la derecha cuando me lo dice o buscarle una silla, una cafetería o una papelera es motivo de satisfacción

Mil maneras de darte las gracias. Página 143

Si algo caracteriza las novelas de Ortiz es que da voz a su perro, al que permite el lujo de escribir en primera persona. Y, de paso, nos divierte muchísimo a los lectores.

Sara Niño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba