‘The Chair’: una mini serie para ver en una sola tarde

The Chair, una serie de Netflix

Y digo ver en una tarde porque yo no pude parar hasta tragarme los seis episodios, de media hora, de esta serie fabulosa de Netflix que cuenta con el humor justo, y sin trivializar ni dramatizar, los retos y las injusticias a los que se enfrentan las mujeres en el mundo académico. Hablamos de The Chair.

Twitter@Débora Castillo

Instagram@deboracastillobook

Ji-Yoon, a quien da vida Sandra Oh, es nombrada directora del departamento de inglés de una universidad; la primera mujer en ocupar el puesto.

La satisfacción de haber llegado alto se esfuma pronto, en cuanto le empiezan a llover los problemas. Bill Dobson, interpretado por Jay Duplass, es un profesor de los más reputados del departamento que, en plena clase, hace el saludo fascista como una broma para ilustrar una explicación y es captado con la cámara del teléfono por sus alumnos que lo convierten en viral. Joan Hambling es una profesora mayor, la maravillosa Holland Taylor, mi favorita, a la que la universidad discrimina, por mujer y por vieja, relegándola a un despacho sin wifi que en realidad es un cubículo en el sótano, al lado del gimnasio; Yaz Mckay es la actriz Nana Mensah, una brillante profesora afroamericana, que tiene las clases abarrotadas de alumnos y lucha por los derechos de los estudiantes racializados y que, a pesar de su doctorado, no logra el puesto de profesora destacada; la universidad prefiere otorgárselo a David Duchovny, él mismo en un cameo, en una clara apuesta por la fama sobre las capacidades y méritos.

Ji-Yoon quiere dirigir, pero también complacer. Se desvive por sus compañeros mientras trata de no enemistarse con los hombres blancos que están al mando y que, a su vez, se doblegan a la tiranía de las redes sociales sin tener en cuenta todas las partes de la historia. Un equilibrio imposible, al menos para una doctora en literatura, de origen coreano, soltera y madre a los cuarenta y seis años.

Un lujazo de serie, de historia y de interpretaciones. Y lo dicho, se ve en una tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *