Dormir bien: ¿valeriana o melatonina?

¿Valeriana o melatonina para dormir bien? Foto: Pixabay

Descansar las horas suficientes es esencial para que todas las funciones de nuestro cuerpo se desarrollen con normalidad. Sin embargo, no siempre se encuentran las condiciones idóneas para conciliar el sueño. El estrés de la vida cotidiana, las preocupaciones, la edad, la genética… Muchos son los factores que influyen en el sueño. A veces, estos requieren de tratamiento médico, como en el caso de la depresión, y otros se resuelven solos con el paso del tiempo o con la toma de algún suplemento como la valeriana o la melatonina. Pero, ¿cuál es mejor para dormir?

Sara Niño

No tengo una respuesta a esta cuestión, tan solo poseo mi propia experiencia. La valeriana está indicada para relajar el cerebro y el sistema nervioso. Si lo que te impide conciliar el sueño son simples nervios por un examen que tienes al día siguiente o por una entrevista de trabajo, la valeriana puede ser un remedio efectivo. Sin embargo, si el insomnio se prolonga en el tiempo y no parece tener su causa en una situación de estrés o nerviosismo, la razón de no dormir bien o no poder conciliar o mantener el sueño durante la noche puede estar en un estado depresivo o falta de melatonina. En este caso, la valeriana no es el remedio ideal.

La hormona de la felicidad vs. la hormona del sueño

La serotonina es popularmente conocida como «hormona de la felicidad«. Cuando nuestro organismo la produce en cantidades bajas, caemos en un estado depresivo; la tristeza y las ganas de llorar te invaden y, posiblemente, esto se traduzca en insomnio -tanto no poder conciliar el sueño como dormirse y desvelarse de madrugada son indicadores de que algo falla en el ritmo circadiano-. Además, la glándula pineal transforma la serotonina en melatonina.

La melatonina es la «hormona del sueño» y se sintetiza por la noche, gracias a la oscuridad, reduciendo el tiempo necesario para conciliar el sueño mientras que, durante el día, se inhibe por efecto de la luz solar. Justo al revés que la serotonina, que está en sus niveles más altos durante el día. Si se produce una, se produce la otra. De ahí la estrecha relación que tiene la depresión con el insomnio.

Como digo, si se trata de un trastorno más grave, debe ser valorado por un profesional médico. Pero si tu caso es que tienes dificultad para conciliar el sueño por el clima de tu país -hay muchas horas de luz- o debido a la edad -a más años, menor producción de melatonina-, puedes probar con algún complemento de melatonina. Hay infusiones que ayudan mucho y, además, son ideales para entrar en calor cuando hace frío. Incluso, en el mercado actual, se venden gominolas de melatonina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *